Misión, visión y valores para Turismo Rural 

La misión, visión y valores son la base de cualquier negocio. En turismo rural te ayuda a saber cual es el lugar que ocupas o quieres ocupar en el mercado y te sirven de guía para alcanzar tus objetivos. 

Definir estos aspectos ayuda a aclarar ideas y mejorar la la toma de decisiones en tu proyecto. En este artículo te explicaremos de manera sencilla en qué consiste cada uno de estos conceptos y cómo puedes empezar a ponerlos en práctica. 

Misión

¿Quién eres? ¿Qué haces? ¿Por qué te dedicas a esto y no a otra cosa? ¿A quién ayudas?.

Puede que tengas muy claras estas preguntas, pero lo normal es no habértelo preguntado con la suficiente honestidad como para poder responderlas de manera segura. Tómate tu tiempo para poder responderlas y no te infravalores. 

La misión tiene que ver con la propuesta de valor, con aquello que te diferencia y que a la vez define lo que haces. Define lo que hace tu empresa, pero desde un punto de vista más reflexivo. La misión es lo que haces en tu día a día, y es lo que te acerca a alcanzar tu visión. 

Visión

¿Qué te gustaría conseguir? ¿Qué lugar quieres ocupar en el futuro? ¿Para quién lo harás? 

Permítete soñar. No dejes que el pesimismo o un exceso de realidad te corte las alas, la sinceridad y la honestidad también tienen derecho a soñar y a desear metas que, aunque a tu parte racional le parezcan inalcanzables, con el tiempo son más que posibles. Pero tampoco te pases de optimista. Intenta buscar el equilibrio entre lo que te gustaría conseguir y lo que es alcanzable sin caer en los excesos de un lado o del otro. 

La visión responde a quién quieres ser o dónde quieres llevar tu proyecto en el futuro. Es un objetivo a largo plazo y debes poder resumirlo en una frase corta sencilla y directa, para que tenga la capacidad de convertirse en un mantra que puedas repetir una y otra vez hasta que lo consigas. 

La visión al ser de carácter general tiene cierta responsabilidad sobre ti mismo, tu negocio, tus empleados y tu entorno más próximo. Procura que una parte importante de esta visión tenga un propósito real y de compromiso con las personas y el entorno en el que te mueves, así tendrá más sentido para quienes trabajan o colaboran contigo porque se sentirán parte del plan y harán todo lo posible para conseguir la visión. 

Valores

Los valores son los principios éticos que marcarán el comportamiento y la forma de relacionarse de tu negocio con el mundo. Dicho de otra manera, son la personalidad de tu empresa. 

Se trata de la parte más humana de la marca, conecta contigo, con tus empleados, colaboradores y clientes. Los valores se apoyan de manera directa sobre la misión y la visión, por lo que deben estar muy conectados con la propuesta de valor y el propósito. 

Los valores que escojas para tu negocio deben ser reales, no intentes aparentar algo que no eres, los viajeros en particular y los clientes en general, son muy astutos y detectan muy rápido las incoherencias. 

Analiza tu misión, tu visión, el perfil de tus clientes y construye valores sólidos que sirvan como símbolos de los pilares de tu negocio. Piensa que las personas no compran servicios, ni productos, compran valores. 

Ejemplo práctico

Sao Lourenço do Barrocal – Alentejo, Portugal

Misión: Adaptar la granja para hacerla visitable a través de la rehabilitación de los diferentes espacios para hacer sentir a los huéspedes la grandeza de la historia de esta finca. 

Visión: Devolverle la vida a la comunidad respetando su ecología única y su historia antigua. 

Valores: Sostenibilidad, Autenticidad, Sensibilidad y Hospitalidad. 

Si quieres saber más sobre este lugar, puedes visitar su web o puedes ver este artículo que le dedicaron en la guía de viajes El Viajero el periódico El País, en el año 2018.

Coherencia

La coherencia es clave para cualquier negocio. Una vez hayas definido la misión, la visión y los valores asegúrate de que hay coherencia entre ellas. 

La visión, misión y valores de una empresa no son, o no pueden ser, un listado de frases y palabras carentes de significado que se cambian según las tendencias del mercado. Han de ser una apuesta real por la mejora de la sociedad.

Si has establecido que alguno de los valores de tu casa rural o bodega es la cercanía y familiaridad, en cada visita deberías tratarle como a un amigo o un familiar. Sino es así, no existirá una coherencia entre lo que dices que eres y lo que realmente eres, por lo que esto acabará dificultando conseguir tu objetivo final que es la visión. 

Definir de manera coherente cada uno de estos conceptos será clave para planificar y llevar a cabo las acciones de venta y comunicación de tu producto o servicio en el futuro, permitiéndote reducir los riesgos y aportando mayor claridad en el camino para conseguir tus objetivos. 

Cómo te comentamos al principio del artículo, esta es la base para todas las acciones que tomes después. Será tu guía para definir tu marca, identidad y estrategia de negocio. 

Por último, tener clara cuál es tu misión, visión y valores te ayuda a determinar si lo que estás haciendo hoy te acerca a lo que te gustaría conseguir en el futuro. 

¿Las acciones que estás llevando a cabo te acercan a tu visión?

Agroturismo

Agroturismo Blog Endémica Estudio

El agroturismo es una de las ramas del turismo rural que tiene la ventaja de poder ofrecer una experiencia completa y relevante para los viajeros y locales que quieren conocer las particularidades del destino en términos de enogastronomía, gastronomía y agricultura. 

Viéndolo de esta manera, el agroturismo ofrece la oportunidad a pequeñas y grandes fincas, bodegas y granjas de diversificar sus ingresos y crecer de la mano del turismo responsable. 

Si eres propietario de un proyecto que pertenece al sector primario, que por norma suele ser muy sacrificado a la vez de bonito, es el momento de dar a conocer lo que haces y cómo lo haces, porque hay una tendencia clara en la demanda de este tipo de experiencias. 

Los viajeros demandan oferta especializada y están deseando conocerte. 

Comportamiento del viajero

Para adaptarse al agroturismo es importante entender cuáles son las tendencias actuales en el comportamiento del viajero de turismo rural que demanda este tipo de actividades.

Diferentes encuestas, realizadas por Booking y Escapada Rural, han ido demostrando como en los últimos años el viajero demanda experiencias especializadas relacionadas con el gastroturismo y enogastroturismo. 

Otro de los datos interesante, es cómo el viajero busca cada vez más los destinos secundarios y la posibilidad de realizar actividades sostenibles a nivel medioambiental, social y económico. 

Con esto, lo que queremos trasladarte es que no sólo hay que abrir la puerta, sino que hay que crear una experiencia entorno a tus productos principales en los que el viajero se sienta partícipe y no sólo un espectador.

Sólo así conseguirás que la experiencia sea memorable. 

La adaptación del sector primario

El sector primario tiene la particularidad de reunir la autenticidad que demandan los viajeros como experiencia en el destino. 

Como te comentamos antes, no sólo se trata de abrir la puerta sino que es necesario crear una experiencia entorno a tus productos principales que conquisten al viajero. 

Crear estas experiencias es una estrategia de diversificación de ingresos que a la larga es muy rentable para los propietarios, ya que puede aumentar en más de un 20% sus ingresos totales. 

Para preparar tu finca para la visita de los viajeros debes tener en cuenta que tendrás hacer mejoras a nivel arquitectónico; debes formarte o contar con profesionales para comercializar las visitas de manera adecuada y sobre todo debes hacer hincapié en la comunicación. 

Además, tendrás que adaptar tu día a día en la finca a los horarios de las visitas y las curiosidades de los viajeros. Así será cómodo tanto para ellos, como para ti y tus trabajadores. 

Como consejo, mantén la mente abierta y haz alianzas estratégicas con guías especializados. Ellos conocen el mercado, saben que demanda el viajero y podrán aconsejarte en la creación de esa experiencia. 

Por último, pero no por ello menos importante, la actitud. Si vas a lanzarte a un proyecto de estas características debes creer que es posible hacerlo. Saber dónde están tus límites te hará más fuerte por el simple hecho de que sabrás cuándo pedir ayuda a un profesional.

De Agrícola a Agroturístico

Pasar de agrícola a agroturístico ha supuesto un antes y un después en muchos proyectos de este tipo.

Sin ir más lejos, te ponemos como ejemplo las granjas de Fuerteventura. Han conseguido eliminar intermediarios en la venta de sus quesos, quedándose así con un mayor margen de beneficios a la vez que creaban una experiencia diferente para los viajeros que visitan la isla. 

Al dar este paso, no solo mejoras tus ingresos y por consiguiente, tu calidad de vida. Además, contribuyes a la mejora de tu entorno más próximo a través de la creación de empleo, posicionamiento del producto local o retroalimentando a otros negocios.

De esta apuesta se obtienen beneficios en dos direcciones: 

Desde el punto de vista de tu empresa

  • Te permite diversificar los ingresos partiendo del producto principal.
  • Menor dependencia de la actividad productiva.
  • Posibilidad de crear productos nuevos.
  • Te permite la venta directa al consumidor final sin intermediarios, por lo que obtienes un margen de beneficio superior.
  • Mayor control en venta del producto.
  • Disminución o eliminación de transporte.
  • Apoyas a la actividad complementaria local.

Desde el punto de vista del viajero

  • Oferta de experiencia alineada con sus necesidades.
  • Cubres las necesidades de los viajeros: experiencia auténtica, en un lugar tranquilo, contacto con la naturaleza y la cultura del lugar.
  • Experiencia memorable: No es lo mismo tomar un vino o un queso después de ver cómo se hace, que después de cogerlo  del un supermercado. 

Si tienes una finca con posibilidades agroturísticas y confías en tus productos y sus posibilidades, tienes la oportunidad de crear una experiencia turística.

Cómo diferenciar tu hotel o casa rural a través de la especialización

Cómo diferenciar tu hotel o casa rural

Seguramente te has preguntado alguna vez cómo diferenciar tu hotel o casa rural de la competencia, y aunque hay un sinfín de formas de diferenciarse, hoy venimos a hablarte de la especialización. 

El término turismo rural es demasiado amplio como para quedarse en la generalidad. Bajo el techo de esa definición se encuentra el turismo activo, turismo gastronómico y enogastronómico, astronómico, ecológico, cicloturismo, fotográfico y así hasta completar una lista casi infinita. 

Cada una de esas categorías dentro del turismo rural está compuesta por viajeros que aunque tienen perfiles muy parecidos, sus intereses, deseos y necesidades son diferentes. 

Si son diferentes, ¿Por qué tratarlos a todos igual?

Lo más común es creer que cuanto más rango de mercado abarcas, más oportunidades de reserva vas a generar, y la realidad es que ocurre justo lo contrario. 

Cuanto más estándar es el alojamiento y los servicios que ofrece, más complicado es generar las oportunidades de reserva. Tu mensaje es ambiguo y común; como se suele decir, estás matando moscas a cañonazos.

Además, algo que suele suceder cuando tienes un alojamiento no especializado, es que estás sujeto a competir en precio, sobre todo si estás sometido a estacionalidad o tienes otros alojamientos muy cerca con una oferta parecida. 

La forma de salir de esta situación es especializarte en uno o varios segmentos del Turismo Rural y ofrecer una experiencia completa para tus huéspedes. 

¿Cómo me especializo?

Aunque puede parecerte raro, especializarse no es complicado, de hecho puede que ya recibas clientes que compartan intereses concretos, como el senderismo, la escalada o la gastronomía.

Para ayudarte a concretar la especialización te vamos dejar por aquí algunas claves que debes tener en cuenta. 

El entorno

A veces la especialización te la da el propio territorio. Analiza las características o los atractivos, naturales, etnográficos o culturales del pueblo o región en el que esté tu casa u hotel rural. Si está en un lugar en el que lo más destacable es el cicloturismo y la gastronomía, ya lo tienes. 

Tu pasión o propósito

Cada vez hay más casas y hoteles especializados en distintas disciplinas como la astronomía, yoga, gastronomía, etc.  Indaga en tus pasiones. Busca aquello que te motive y en lo que no te importe formarte, especialízate y compártelo con tus huéspedes.  

Rentabilidad

Por último asegúrate de que sea viable y rentable. Ten en cuenta la estacionalidad y cómo puedes rentabilizar y adaptar la experiencia a cada época del año. 

Una vez tengas claro el segmento en el que vas a especializarte procura crear experiencias únicas para tus huéspedes a través de servicios creativos y fuera de lo común. 

Para terminar te dejamos tres ejemplos de alojamientos que se han especializado para ofrecer una experiencia completa a sus huéspedes y diferenciarse de la competencia. 

Route Active Hotel, en el norte de Tenerife, se ha especializado en cicloturismo y todos sus servicios e instalaciones están orientados a este tipo de viajero. 

Villas Linaje del Pago, también en el norte de Tenerife, se encuentran dentro de los viñedos de la Bodega Linaje del Pago. Además ofrecen gastronomía y actividades culturales para huéspedes y visitantes. 

Casa Brava, al sur de Portugal, un negocio levantado sobre los pilares de la tendencia “slow”,  Ir más despacio y disfrutar de cada momento. Su concepto es “eco exclusive”, han hecho de su entorno y su visión sobre la ecología y la sostenibilidad su modelo de negocio. Cuenta con una casa, una tienda en la que venden productos manufacturados sostenibles y además organizan eventos y talleres alineados con su mensaje de marca. 

El Traveller Journey y cómo usarlo para generar oportunidades de reserva

Endémica-Traveller-Journey

¿Sabes cuándo comienza la experiencia de viaje de tus clientes? El Traveller Journey puede ayudarte a responder esta y otras preguntas, sobre la experiencia del viajero y qué puedes hacer para convertirte en su opción favorita. 

El Traveller Journey es una adaptación del Customer Journey al sector de los viajes. En él se describen las fases por las que pasa el viajero desde el momento en el que tiene el deseo de viajar, pasando por la elección de destino y alojamiento, hasta que vuelve a casa después de disfrutar de su viaje. 

Fases del Traveller Journey

Las fases del Traveller Journey son 6, aunque si buscas en internet puedes encontrar adaptaciones que añaden algunas más. 

Las fases son: Soñar, Planificar, Reservar, Ultimar, Viajar y Recordar. A éstas nosotros añadimos la de Compartir, que más que una fase es un comportamiento que se presenta desde las fases más iniciales hasta mucho después de haber vivido la experiencia. Uno de los medios preferidos por los viajeros son las redes sociales, aunque no necesariamente todas las acciones de compartir se producen en medios online, también en reuniones familiares o con amigos se comparte la experiencia. 

Lo más importante que debes aprender de esta herramienta, es que la experiencia del viajero comienza mucho antes de que visite tu alojamiento. De hecho, si te fijas en las fases, hay 4 fases previas antes de la del viaje. En esas fases están las oportunidades que estás buscando para conseguir, reservas, ventas adicionales o cruzadas. 

Lo mismo ocurre después. La fase de recordar es la más larga, de hecho dura hasta que tú decidas que dure. Esta es la etapa ideal para fidelizar clientes. Ten en cuenta que es 5 veces más caro conseguir un cliente nuevo que fidelizar a uno. 

Hace algunos meses tuvimos la oportunidad de hablar sobre este tema en el Seminario sobre los Desafíos del Turismo Rural en la era Digital, dentro del programa de Retos Digitales de Ashotel, en el que desarrollamos este tema en más profundidad y dejamos algunas claves para generar oportunidades en cada una de las fases.

 

Retos del turismo rural en la Era Digital

Retos del turismo rural en la era digital

En plena era digital y tecnológica, el turismo rural necesita adaptarse al perfil del cliente actual, para ello debe empezar a implementar una serie de retos que caminen hacia la transformación digital con el fin conectar con las motivaciones de los viajeros.

Situación actual

Muchas personas buscan alejarse de la ajetreada vida en la ciudad, donde la saturación de personas, negocios y vehículos han acelerado la vida.

Un estudio realizado en 2007 en 34 ciudades del mundo, demostró que el ritmo de un peatón medio ha aumentado aproximadamente un 10%, y según algunos artículos, hay lugares en los que se habla un 20% más rápido. El aumento del estrés y la ansiedad hacen que la calidad de vida del planeta se ponga en cuestión.

Comienza a abrirse el debate sobre la necesidad de la vuelta al campo, el retorno al pueblo no solo en periodos de vacaciones sino de forma permanente, como un modo de vida más saludable, sostenible y consciente con el medio natural y con nosotros mismos.

Esta toma de conciencia sobre la vida en general, ha puesto en alerta al turismo de masas. Su crecimiento acelerado pone en peligro entornos delicados y ha construido una identidad que en muchos casos es un espejismo de la realidad, quedando en evidencia su modelo.

Todo esto favorece al turismo rural, más consciente, sostenible y conectado con el entorno, la naturaleza y las personas.

La transformación del turismo rural

El turismo rural integra una serie de valores y recursos alineados con las tendencias del mercado y además aportan calidad e identidad al sector turístico.

Por lo que es clave la digitalización de las empresas rurales para conectar con los clientes de la era digital. Es decir, con todos los posibles compradores interesados en este tipo de experiencia que viven en este planeta.

Este nuevo enfoque y popularidad quizá esté asociado al crecimiento de los valores naturales, ecológicos y más sostenibles donde el interés por la gastronomía, la viticultura, las experiencias auténticas, vida saludable y el interés por la mejora del medio ambiente no para de crecer.

Para llegar al cliente, existen algunos retos que se deben superar en las empresas del sector del turismo rural.

Reto 1 : Digitalización

Implementa el uso de herramientas digitales para que puedas trabajar de manera más cómoda y eficiente. Habrá un antes y un después en tu forma de trabajar.

Nosotros somos muy fan de las herramientas digitales que te permiten trabajar en la nube, es más, te recomendamos que siempre que puedas uses este tipo de servicios ya que te permiten el acceso a la información desde cualquier lugar, ahorrando tiempo, desplazamientos y mejorando la productividad.

Reto 2: Presencia online

Cuando hablamos de presencia online nos referimos a la mejora de los canales en los que te pueden encontrar tus clientes a través de internet. Trabaja el contenido de cada canal para tener mayor posibilidades de venta.

Esos canales son las redes sociales, los portales de venta en los que apareces y sobre todo tu página web. Ponlos a punto.

Reto 3: Canal de venta directa propio

Implementa dentro de tu página web un sistema de venta directa y ahórrate la mayor parte de las comisiones que pagas a otros operadores.

La página web es clave porque te ofrece la oportunidad de crear y gestionar qué tipo de contenido quieres mostrar sin ningún tipo de atadura y sin depender de un tercero.

¿Quieres que hablemos de herramientas digitales, presencia online o venta directa en futuros artículos? Déjanos un comentario sobre que tipo de contenido te gustaría leer y nos pondremos manos a la obra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies