5 razones por las que invertir en tu marca de turismo rural

Blog Endémica

Existen infinitas razones para invertir en la marca de tu negocio de turismo rural. Nosotros como creadores y defensores de ellas, queremos ponértelo fácil, por eso hemos filtrado y resumido las que consideramos más importantes.

5 razones por las que invertir

  1. Define cómo va a ser percibido tu producto o servicio. Concreta que va a transmitir tu marca, será más fácil para tus clientes entender de qué se trata. ¿Se trata de un alojamiento rural?, ¿un hotel boutique?, ¿es sostenible?. Determina tu valor y muéstralo a los viajeros. 
  2. Ayudará a que todos los mensajes que envíes comuniquen lo mismo. Debe existir coherencia en los mensajes que envíe tu marca. Todos los medios y soportes en los que tu cliente entre en contacto con tu empresa o producto, deben transmitir la misma idea o concepto. Así tus valores serán percibidos, conectarás con tus clientes potenciales, mejorarás tu posicionamiento y si todo va bien, aumentarás las ventas. Suena bien, ¿verdad?. 
  3. Te diferencias de la competencia. Si vendes lo mismo que tu competencia, usas los mismos colores y formas, te comunicas y expresas igual y además tienes los mismos servicios y características de productos, no habrá una razón evidente por la que los clientes te elijan a ti. Tu producto es único, haz que el cliente lo sienta.
  4. Es más fácil para el comprador identificarte y por lo tanto fidelizar la relación. La mayoría de negocios de turismo rural usan los mismos códigos de comunicación. No trabajan la marca desde todos los puntos de vista, tal y como te contamos en nuestro artículo qué es el branding. Trabaja tu marca y los clientes te reconocerán entre las demás opciones. 
  5. Mejora la percepción de calidad de los productos y servicios. La marca transmite profesionalidad, aumenta la credibilidad y la confianza hacia tus productos y servicios. Esto repercute directamente en el éxito y aumenta las posibilidades de lanzar nuevos productos, líneas de negocio, o simplemente asegura la estabilidad de tu proyecto.

Conclusión

Comenzar a trabajar tu marca supone una gran diferencia respecto a no hacerlo, sobre todo cuando hablamos de turismo rural. En este sector existen necesidades que cubrir: la digitalización y la adaptación a las nuevas tendencias del mercado, han hecho al viajero más exigente, dando como resultado un escenario en el que ya no vale sólo competir en precio. Trabajar tu marca será una de tus mejores bazas para diferenciarte y posicionarte a la hora de comunicar tu valor.

Qué es el branding

Qué es el Branding

«Branding» es otra de esas palabras anglosajonas que se han introducido en el mundo de las empresas y emprendedores, y que se ha usado como comodín para hablar de identidad visual, de marca o de logotipo.

Quizás el problema está en que no tiene traducción directa al español. En cuanto a su significado, el branding es el proceso que se encarga de la construcción de mensajes sólidos y coherentes, tanto tangibles como intangibles, y viene a significar algo así como «creación y gestión de marcas». 

Aunque es la definición más común, creemos que no es la que mejor refleja la esencia del término. El branding no sólo crea, sino que además dota de personalidad a la marca, haciéndola más cercana, real y humana. 

Los cuatro pilares del Branding

Si estás pensando en trabajar tu marca y dar rienda suelta a tu creatividad usando una estrategia de branding, debes tener en cuenta los siguientes cuatro puntos:

Identidad verbal: Aquí entra el nombre, el tagline, el slogan y aquellas frases o palabras clave que se vayan a usar en la comunicación. 

Tono de voz: Esta es la personalidad de la marca. Cómo habla, cómo se relaciona o qué le gusta, son algunos de los puntos que se analizan con el fin de construir la voz, el tono y el estilo. 

Identidad visual: Esta es la parte que todo el mundo conoce y que identifica con el logotipo, pero es mucho más: colores, texturas, tipografías, fotografías, logotipo, imagotipo, símbolos, patrones, packaging y todo aquello que pueda ser percibido a través del sentido de la vista. 

Posicionamiento: Es el lugar que la marca ocupa en la mente del consumidor. Imagínalo como un ranking y piensa en qué puesto está tu marca frente a la competencia. 

Estos cuatro puntos son los principales emisores de mensajes de la marca.

Si ya has leído el post anterior, sabes que la marca es lo que los demás piensan de ti, y que este pensamiento se construye a través de los mensajes o acciones que haces en su nombre. 

Puede que hayas trabajado la Identidad Visual y sin darte cuenta hayas descuidado el tono, la identidad verbal y el posicionamiento. El mensaje que envías puede que esté fragmentado y para tu cliente será difícil interpretarlo correctamente. 

La coherencia entre todas las partes es clave, hará que tu mensaje llegue más claro a tus clientes y será más fácil para ellos reconocerte, recordarte y comprarte. 

¡Dale caña al branding!.

Marca vs. Logotipo

Descripción gráfica de lo que es un logotipo.

Muchas de nuestros primeros contactos con clientes para trabajar en su marca empiezan con una frase: 

“¿Ustedes hacen logos? Yo quiero uno guapo y que llame la atención para lo mío. Ustedes saben de eso”.

Y nuestra respuesta siempre ha sido la misma:

 “¡Claro que hacemos logotipos! pero no sirven para nada”.

Aunque nadie lo ha expresado verbalmente, por sus caras sabemos que le hemos soltado una bomba y que debemos explicarnos: El logotipo es sólo una parte de la identidad visual, lo que realmente reporta beneficios de manera directa a un negocio es la marca. 

Cuando hablamos de una marca, lo más habitual es pensar en la parte visual de la misma, pero es mucho más que eso. Éstas están formadas por todos los recuerdos que despierta una empresa en la mente de su cliente y si sólo nos quedamos con la parte física o visual, tendremos menos herramientas para permanecer en la memoria de nuestros clientes.

Por lo tanto, todas las acciones que haces en nombre tu negocio y que pueden ser percibidas por cualquiera de los sentidos, ya sean olores, el tacto de una sábana, la forma de responder al teléfono, las texturas o colores, actúan como las piezas de un puzzle que se van uniendo en la mente de tu cliente para configurar así una imagen completa de tu negocio. Esa es la marca. 

Aunque no lo creas, tú ya tienes una. El problema es que si no la has trabajado de manera correcta, puede que los mensajes que envíes no sean los más adecuados. Esto se traduce en clientes no deseados, dificultad para generar beneficios y tener la sensación de que hagas lo que hagas, la cosa no mejora. 

Si tienes dudas sobre si envías los mensajes correctos o no, responde a éstas preguntas:  

¿Se quejan tus clientes sobre tus precios y a menudo cuando les dices lo que cuesta simplemente rechazan tu propuesta o se hace el silencio?

¿Son estos clientes los que te gustaría tener?

¿Crees que mereces otro tipo de cliente pero no sabes cómo llegar a ellos?

¿Crees que la única manera de subsistir es bajando el precio?

Si has respondido que sí a todas estas preguntas tienes un problema con la percepción del valor de tu producto. Pero no hay drama, esto se soluciona trabajando la marca y para ello la mejor estrategia es el branding

En el próximo post te contamos qué es eso del branding y cómo puede ayudarte.

Habemus blog

Habemus blog

¿No estarán hasta la coronilla de leer blogs?

Esa pregunta retumbó en nuestras cabezas durante meses.

Hace diez años el que tenía una pequeña empresa y se lanzaba con un blog era un visionario. Hoy, el que no tiene uno, tiene un podcast. Y si esto se le queda corto, pues un canal de Youtube donde te monta un directo multicanal con más de 2000 espectadores ubicados en medio mundo, con gente escribiendo continuamente: saluda!.

Y aunque pensábamos que no podíamos aportar más novedad a este mundo, aquí estamos. Subidos a este tren que no sabemos muy bien a dónde se dirige, pero que por lo menos ya está en movimiento.

Queremos contarte todo lo que sabemos sobre branding, turismo y destino pero a través de nuestra propia experiencia y la de nuestros clientes.

Ya hablaremos largo y tendido sobre qué es eso del branding y cómo lo usamos nosotros para poner en valor el destino. También te enseñaremos herramientas muy top que puedes usar en tu día a día, te mostraremos cómo tomar buenas decisiones para tu proyecto y sobre todo a trabajar como una marca.

No te recomendaremos nada que no hayamos probado antes, eso prometido. Con todo ello esperamos inspirarte lo suficiente como para que lo pongas en práctica en tu proyecto y enamores a tus clientes.

Esas son todas nuestras pretensiones. Esperamos que te hayan convencido y que te veamos por aquí la próxima semana.

Por cierto, ahora que nos estamos conociendo deberías saber que nunca usamos la palabra «coronilla»… puedes sustituirla por la que más te guste.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies